La Consulta de Mamá London

10 consejos de tu dentista para volver al cole con la mejor de las sonrisas

By 21st Septiembre 2017 No Comments

 

Este año, volvemos al cole con una sonrisa de anuncio gracias a los consejos de la Clínica Curull. Sus odontologos han creado este practico decalogo para que toda la familia se cuide y presuma de sonrisa.

Sin duda, una de las formas más recomendables para empezar un nuevo curso o de afrontar la vuelta a la oficina es hacerlo en la consulta del dentista(1.) Una revisión puede detectar de forma precoz los efectos de los excesos del verano y corregirlos evitando posibles complicaciones. Volver a la rutina significa tener menos tiempo libre así que asegúrate de reservar un hueco en tu agenda.

También significa el regreso de las comidas de empresa y en la oficina. (2.)Comer fuera de casa en ningún caso debe de ser sinónimo de una mala higiene bucal. Asegúrate de tener siempre a mano tu kit de limpieza dental con tu cepillo, dentífrico, colutorio, seda dental y/o interproximales. Clínica Curull te recomienda hacerlo tres veces al día.

Por cierto, ¿sabes cómo realizar un correcto cepillado? Puede parecer obvio, pero te sorprendería saber que el 80% de las personas lo hacen de forma incorrecta(3.) Siempre en círculos con una inclinación de 45 grados y sin presionar demasiado, tal y como se muestra en el siguiente vídeo.

Además, (4.) evita cepillarte justo después de comidas o de haber ingerido ciertas bebidas ácidas como zumos de frutas. Espera al menos media hora o un poco más para hacerlo. De este modo darás tiempo a que se remineralice el calcio de los dientes.

Siempre que se habla de vuelta al cole aparece ligada a la vuelta al estrés y la ansiedad de la que tanto nos ha costado desprendernos este verano. Estrés y ansiedad que se puede manifestar inconscientemente en nuestros dientes en forma de Bruxismo(5.) La presión que ejercen los dientes puede alcanzar los 150 Kg. y su principal efecto secundario se manifiesta en forma de cefaleas. Una férula de descarga es la única solución eficaz para prevenir el desgaste y su impacto sobre las articulaciones de la mandíbula.

Un efecto similar se produce con hábitos nerviosos, tan habituales en las oficinas, como morder lápices, bolígrafos, clips, o al quitar grapas con los dientes(6.) Generan también una tensión innecesaria en la mandíbula y los músculos en torno a ella que puede producir graves lesiones en las piezas dentales. Hay que pensar que los dientes no son tan duros como uno se piensa y que además se puede producir una fractura del esmalte.

Estrés y ansiedad que también se suele manifestar en un incremento del consumo de café, tabaco y vino durante las comidas que puede hacernos perder el resplandor de la sonrisa, tiñendo ligeramente de los dientes. (7.) Aunque se trata de un efecto tan sólo estético debemos prestarle especial atención con tratamientos específicos que le devuelvan todo su brillo. Además, ciertos alimentos como manzanas, fresas y cítricos pueden contrarrestar sus efectos.

Todo, puede repercutir en nuestra forma de cepillarnos los dientes después de cada comida. (8.) Falta de tiempo, estrés, ansiedad… puede ocasionar un cepillado brusco y demasiado enérgico que provoque un desgaste en las encías y en el cuello del diente que a la larga traerá como consecuencia hipersensibilidad dental. Mejor hacerlo siempre sin prisa y con un cepillo de dureza media, o aún mejor con un cepillo eléctrico que te avisa cuando haces una excesiva presión.

(9.) La sensibilidad dental es un dolor agudo y puntual producido por la exposición de la dentina (parte intermedia de la corona dental) a diferentes estímulos externos tales como bebidas frías o alimentos ácidos. La debilitación del esmalte de los dientes, por todas las causas anteriores, es lo que provoca que la dentina quede expuesta al exterior. Para evitar esta desagradable sensación sólo hay que seguir todos los consejos que desde la Clínica Curull nos señalan para esta vuelta al cole.

Y, por último, un consejo, ¡hidrátate! La calefacción y los sistemas de refrigeración de los entornos laborales crean ambientes cargados y muy secos.

(10.) Una boca deshidratada es más propensa a sufrir infecciones, inflamaciones y a la aparición de la molesta halitosis. Cuida tu imagen cuidando tu sonrisa.