En buenas manos

A favor o en contra…

By 21st Abril 2013 No Comments

Ahora que empieza a salir el sol, los días se alargan y las temperaturas suben, por doquier aparecen lo que yo denomino “deportistas de fin de semana”.

Hoy quiero hacerme eco de numerosos artículos que he leído esta semana acerca de la tan popular “operación bikini” y no; no me refiero al atolón del pacífico, sino a la lucha contrarreloj que muchos emprendéis estos días para poder lucir palmito en la playa.

Pues bien personalmente me apunté al gimnasio después de semana santa y desde entonces observo un fenómeno que me tiene un poco asustada, la cantidad de gente que se engancha en estos días al carro de las endorfinas.

El deporte es salud, mens sana in corpore sano, etc. Son cosas que todos hemos oído alguna vez, pero lo cierto es que todo es sano en su justa medida y el deporte no es menos. Cuando hacemos deporte segregamos un tipo de sustancia conocida como opiáceos internos o nunca os habéis preguntado por qué una lesión “en caliente” no duele o por qué tenemos una sonrisa cuando hacemos deporte. Pues bien este tipo de sustancias que nuestro cuerpo segrega de forma natural son tan potentes como la morfina, heroína y otros opiáceos, lo cual quiere decir que el deporte en su justa medida nos produce placer, felicidad y bienestar corporal, pero si nos pasamos podemos caer en la adicción al deporte.

La operación bikini debe ser algo que dure todo el año, puesto que no sólo hay que lucir palmito en la playa, pero si nos ha pillado el toro, lo mejor es seguir una serie de pasos sencillos para no caer en la exageración ni poner en riesgo nuestra salud.

$1·         Debemos llevar una dieta sana y equilibrada, aumentando la ingesta de proteínas y vitaminas para preparar nuestro cuerpo ante el incremento de actividad física.

$1·         Debemos hidratarnos bien y a diario, así nos aclimataremos mejor a las altas temperaturas que siempre se dan dentro de los gimnasios y evitaremos los temidos calambres musculares.

$1·         No eliminemos los hidratos de carbono totalmente puesto que los de absorción lenta como los integrales nos proporcionan la energía que nuestros músculos necesitan para trabajar.

$1·         No nos obsesionemos con ir al gimnasio a todas horas, nuestro cuerpo necesita descansar y reponerse más allá de las 6-8 horas de sueño que tenemos al día.

$1·         Si nos hemos pasado y aparecen las famosas agujetas, que en ocasiones nos avisan de pequeñas micro-roturas musculares, lo que debemos hacer es bajar el ritmo y centrarnos en un día de deporte relajado y una sesión completa de estiramientos.

$1·         Al hilo de lo anterior no debemos olvidar nunca las fases de calentamiento y enfriamiento antes y después de hacer deporte para acondicionar los músculos antes y después de la actividad física.

$1·         Tengamos calma, la tableta de chocolate seguramente esté ahí pero será tímida así que elijamos bien el tipo de ejercicio que necesitamos.

$1·         Si lo que queremos es perder peso nos decantaremos por ejercicios “de Cardio”, esto es, los que aumentan el ritmo cardíaco por que así activamos la quema de grasas para satisfacer un aumento en la demanda energética del cuerpo.

$1·         Si lo que queremos es definir nos inclinaremos por ejercicios de tonificación, os recomiendo especialmente el “pilates” o “body balance”, disciplinas que con cuidado y supervisión adecuada, son recomendables a todo el mundo y a cualquier edad.

$1·         Preguntar siempre a los preparadores físicos o a vuestro fisioterapeuta que os podrán hacer una tabla o daros recomendaciones para alcanzar las metas propuestas de forma saludable y sin hacer burradas.

$1·         Y recordad que hablando de tópicos, a veces, “menos es más”, menos pesas y más repeticiones, vuestro cuerpo lo agradecerá.

Cristina

Author Cristina

Me apasiona mi profesión y estoy especialmente interesada en técnicas no convencionales como la kinesiología holística o la acupuntura. Hace poco que empecé a trabajar con mamás y niños, aunque por el mejor motivo posible: la llegada de mi primer sobrino. Mi hermana, cuñado y sobrino son responsables de que visite Londres siempre que saco un minuto libre. Cada vez más conocidos me piden ayuda o consejo para lidiar con las pequeñas molestias del embarazo como los dolores de espalda, piernas cansadas…Además tengo la mejor cobaya posible para recordar el desarrollo infantil, la fisioterapia respiratoria y demás técnicas enfocadas a bebés y niños. ¿Londres? Siempre recuerdo con cariño Oxford St (tremendas marabuntas de españolas como yo haciendo cola para entrar en Primark), tener que girar la cabeza a todos lados antes de cruzar la calle o los carrot cakes que disfruto con mi hermana regados por un buen earl grey. Aquí os espero, intentando responder en la medida de lo posible a todas las dudas que tengáis.

More posts by Cristina

Leave a Reply