EducaciónLos Amigos de Mamá London

Cómo criar a un hijo bilingüe y no morir en el intento: Introducción

By 16th Marzo 2016 No Comments

¡Hola a todos! Desde que hace tres años y medio llegué a Londres, me empecé a interesar por la enseñanza bilingüe inglés-español. Hace aproximadamente medio año, creé Play Español, al descubrir la cantidad de familias que necesitaban ayuda a la hora de criar a un hijo bilingüe. Actualmente, trabajo con muchos niños procedentes de familias bilingües e incluso trilingües y día a día, soy testigo de las dificultades que atraviesan las familias para motivar y ayudar a sus hijos a la hora de aprender y mantener su lengua materna.

Hoy inauguro esta sección en la que os contaré lo que he aprendido a través de mi experiencia personal, os aconsejaré, compartiré materiales, lecturas, juegos, aplicaciones, actividades, películas, música, etc.  para intentar haceros un poco más sencilla la tarea de criar a un hijo bilingüe y para recordaros que no estáis solos en esta aventura.

Hoy partiré de las nociones básicas para en las siguientes entradas centrarme en el tema de forma más específica. ¡Comenzamos!

L1: Lengua materna  (En este caso, el español). Será además la lengua minoritaria.
L2: Segunda lengua  (En este caso, el inglés). Corresponderá a la lengua mayoritaria.

Educar a un niño bilingüe

Ha llegado el momento. Vuestro hijo ha nacido en un país de habla inglesa pero queréis  que el español forme parte de su vida. Que no cunda el pánico, ¡podéis hacerlo!

La primera cuestión a tener en cuenta a la hora de trabajar una primera o segunda lengua con niños es conocer qué hacen éstos al aprender cualquier idioma, es decir, necesitamos comprender cómo es su proceso de adquisición de la primera y segunda lengua. En mi experiencia trabajando como profesora de español en Londres he visto diferentes casos, pero, mayoritariamente, los niños procedentes de familias bilingües inglés-español aprenden primero el español. He de decir que en los casos particulares que conozco, siempre la madre es de origen hispanohablante lo que facilita que el español se convierta en la primera lengua del niño. Esto se debe a que en los primeros años de vida la mayor interacción social se produce entre la madre y el hijo. Sin embargo, esto no significa que la lengua materna (L1) tenga que ser el idioma hablado por la madre, por supuesto hay miles de factores que pueden influir a la hora de que el niño se inicie en una u otra lengua.

Un niño que solo se expone a un idioma, terminaría el proceso de aprendizaje de la L1 con aproximadamente cinco años y podría hablar su lengua madre con fluidez y sin esfuerzo. Sin embargo, al hablar de niños expuestos a un ambiente bilingüe o multilingüe, esto no se cumple de manera precisa. Como padres o docentes debemos prestar atención a los rasgos principales que presentan los niños al aprender una lengua. Los podemos resumir en los siguientes:

  • Los niños identifican regularidades en el habla de sus interlocutores (la familia siempre será el modelo a seguir). De ahí, que los niños cometan los típicos errores de: “Yo no sabo”, “Yo hicí”, “Yo cabo” o “Yo pono”. Ellos crean de manera inconsciente su propio lenguaje a través de lo que escuchan, hacen una reflexión sobre la lengua que les rodea y aplican las reglas de manera lógica.
  • Los niños memorizan, ensayan y repiten constantemente maneras de decir. Imitan y actúan por ensayo y error.
  • En sus intentos de expresión son siempre corregidos y andamiados por los adultos.
  • La segunda lengua (L2) se construye en base a la primera por lo que siempre vamos a observar procesos de transferencia de una a otra. (En el ambiente lingüístico español-inglés es muy frecuente el uso incorrecto del orden de las palabras: “la roja casa”, en vez de “la casa roja”).
  • El niño utiliza el lenguaje para interactuar, relacionarse y comunicarse pero sobre todo, para pedir cosas y jugar. Es decir, el fin último del lenguaje es satisfacer sus necesidades inmediatas.

En base a todo esto, quisiera comentar algunos aspectos que considero importantes para tener en cuenta a la hora de educar a un hijo bilingüe. Seguro que muchos de vosotros os habréis hecho alguna vez preguntas muy similares.

¿Por qué es importante trabajar la L1 con los niños y fomentar el bilingüismo?

slowPrimeramente, hay que decir, que pese a ser la lengua materna,  el español va a ser la lengua minoritaria en el caso de los niños que viven en un país de habla inglesa,  puesto que solo será utilizada de manera consecuente en el ámbito familiar. (Partimos de la idea de que los hijos no están escolarizados en un centro bilingüe). Esto hace que el esfuerzo que deben realizar los padres a la hora de fomentar el español en sus hijos tenga que ser mucho mayor.  Cuando los niños desarrollan sus capacidades en dos o más lenguas adquieren una mejor comprensión del lenguaje y por lo tanto lo utilizan más eficazmente. Tienen una mayor probabilidad de desarrollar  un cerebro más creativo y una mayor flexibilidad de pensamiento solo  por el mero hecho de estar procesando información a través de dos lenguas distintas.

Los niños que acuden al colegio con una base sólida en su L1 desarrollan mayores capacidades a la hora de aprender la lengua de la escuela (L2, en este caso el inglés). Por eso, cuando padres, abuelos, hermanos, etc. pasan tiempo con los niños contándoles historias o jugando mientras utilizan conceptos y vocabulario en su lengua madre, los niños van al colegio con una mayor preparación para aprender la L2. Los niños transfieren  el conocimiento y las aptitudes que han aprendido en casa a la lengua de la escuela.

Las dos lenguas son interdependientes, es decir, ambas lenguas se nutren la una de la otra cuando el ambiente educativo permite que los niños accedan a ambos idiomas. Esto deja en relevancia que los niños obtendrán un mejor rendimiento escolar cuando en casa se desarrollan su expresión escrita y oral en la L1. Junto a esto, se ha demostrado que los niños bilingües poseen habilidades sociales superiores a las de los niños que solamente hablan un idioma. Podéis leer el siguiente artículo para conocer los resultados del estudio.

¿El hecho de que un niño sea educado en un ambiente bilingüe puede llegar a crear retraso lingüístico?

Algunos padres y docentes rechazan la educación bilingüe porque temen que dichos programas les quiten tiempo de aprender la lengua mayoritaria del país en el que viven y que estudian en la escuela. Sin embargo, una de las conclusiones más compartidas entre los estudios de ámbito educativo llevados a cabo en varios países de todo el mundo, es que los programas bilingües bien implementados pueden fomentar la alfabetización y el conocimiento de los contenidos de una lengua minoritaria (español en este caso) sin producir ningún efecto negativo en el desarrollo de los niños y su aprendizaje de la L2. Puesto que este tema es muy amplio y seguro que os puede resultar de gran interés, os proporciono el acceso a diversos artículos y una guía que pueden aportar un poco de claridad a la cuestión.

  • http://schools.u-46.org/public/La%20Crianza%20de%20ninos%20bilingues.pdf
  • http://www.ual.es/revistas/PhilUr/pdf/PhilUr2.2010.Navarro.pdf
  • “Guía para padres y maestros de niños bilingües”. Flor, A. y Baker, C. Multilingual Matters Ltd. (2001)

¿Qué pasa si no fomento el uso de la lengua materna?

Las lenguas maternas de los niños son frágiles y se pueden perder fácilmente en los primeros años de escuela.  Todos nos quedamos maravillados por la rapidez con la que aprenden los niños un idioma, sin embargo, la pérdida de éste se puede producir de manera igual de rápida si no se implementa una rutina de trabajo en la dicha lengua. Los niños pueden perder su capacidad de comunicación en su lengua materna al cabo de dos o tres años de haber empezado el colegio. Es muy probable que puedan retener habilidades receptivas (que comprendan lo que se les dice) pero utilizarán la lengua mayoritaria del país en el que vivan a la hora de hablar con amigos, hermanos y al responder a sus padres. Al llegar a la adolescencia, el distanciamiento lingüístico entre padres e hijos se puede haber convertido en un abismo emocional. Por todo ello,  es de gran importancia crear una comunidad fuera del ámbito escolar en el que la lengua materna se utilice de manera más generalizada, así la pérdida de la lengua entre los más pequeños será menor.

La responsabilidad principal de los padres será establecer una política lingüística firme en casa, crear numerosas ocasiones en las que los niños puedan hacer uso de su lengua materna (leer, escribir, ver películas, escuchar música y jugar en la L1) y contextos en los que puedan utilizarla (asistir a guarderías en la lengua materna, clubs de español  y talleres, celebraciones culturales, reuniones con amigos que utilicen la misma lengua materna, visitas al país de origen, etc.)

En conclusión, la familia debe crear un ambiente de comunidad en el que el niño se sienta seguro utilizando su lengua materna, debe facilitar el aprendizaje a través de las actividades que permitan manipular la lengua, utilizar temas de interés para los niños a la hora de emplear la L1 y ofrecer feedback positivo y negativo (el error tiene que ser un signo de progreso pero no podemos permitir que se fosilice). De este modo,  se fomentarán su autoestima, motivación, imaginación y curiosidad; aspectos básicos a la hora de afrontar el aprendizaje de un idioma. El trabajo por parte de los padres tiene que ser muy constante y muy paciente, hay que ser conscientes de que educar a un niño bilingüe no es tarea fácil pero, aplicando las técnicas y recursos adecuados, el éxito está asegurado 🙂

Espero que os haya gustado mi primera publicación, que podamos compartir muchos momentos juntos y que mis consejos os sirvan de ayuda. Estoy a vuestra disposición para cualquier duda que os pueda surgir y en próximas entradas os iré proporcionando materiales que podéis utilizar en vuestra casa, actividades y muchas cosas más. ¡Os espero!

¡Muchísimas gracias por leerme! 🙂

Olaya

Author Olaya

¡Hola! Me llamo Olaya Fernández , soy profesora de español en Londres, fundadora y directora de Play Español. Me licencié en Filología Clásica por la Universidad de Oviedo y realicé el máster de formación de profesorado en la especialidad de latín, griego y lengua española. En 2012 vine a esta ciudad como muchos de vosotros, con la mochila llena de sueños. Mi vocación ha sido siempre la enseñanza y desde que llegué a Londres he estado trabajando muy duro para poder dedicarme a mi pasión en esta ciudad. Pronto me di cuenta del gran número de familias hispanohablantes que necesitaban ayuda a la hora de criar un hijo bilingüe y por eso trabajo en la creación de materiales y recopilación de información para guiar a los padres en esta difícil tarea. Londres me ha dado la oportunidad de trabajar en el sistema educativo inglés lo que ha hecho que sea capaz de desarrollar un efectivo método de enseñanza activa y colaborativa en donde la creatividad, el juego, la emoción y la imaginación son los ingredientes secretos para el éxito. Siempre estaré agradecida a esta ciudad por reforzar mi amor por la enseñanza y por permitirme disfrutar con mi trabajo. Además de la enseñanza, mis otras pasiones son la la literatura, la cosmética natural, la historia y viajar.

More posts by Olaya

Leave a Reply