La Rebotica de Mamá London

Cómo funcionan las recetas médicas en Inglaterra

By 21st Abril 2013 No Comments

Una de las cosas que más me sorprendió del sistema sanitario británico cuando comencé a trabajar aquí fue el pago por los medicamentos que obtienes con receta médica de tu médico de la Seguridad Social.

Cuando vas a la farmacia con tu receta siempre te preguntan: ¿pagas por tu medicación? Y con frecuencia los pacientes nos miran sorprendidos y dicen: ¿es que puedo no pagar?

En Inglaterra, y a diferencia de otras zonas como Escocia, hay dos grupos de pacientes, los que están exentos de pagar por la medicación, la gran mayoría, y los que contribuyen económicamente al sistema sanitario.

Estos últimos, los llamados “levy patients”, pagan una contribución al estado consistente en una cantidad fija -£7.85 desde el día 1 de Abril- por cada medicación que receta el médico. En la práctica quiere decir que pagas £7.85 por cada principio activo que recibes, independientemente de la cantidad que se dispensa. Es decir, que te cuesta lo mismo recibir un comprimido de un medicamento genérico que tres meses de tratamiento para la hipertensión arterial, pues no se tiene en cuenta el coste real de lo que se receta.

Hay varios grandes grupos de pacientes “non levy”, es decir, aquellos que reciben todas sus recetas de forma gratuita. Estos son los menores de 16 años, los mayores de 60 años y aquellos con ciertas condiciones de salud como hipotiroidismo, diabetes, epilepsia y cáncer (este último grupo se incluyó solo hace un par de años; un gran logro).

Existen también otras excepciones, como las mujeres embarazadas, con niños menores de 1 año y aquellas personas que reciben ayuda económica del Estado, por ejemplo, si se está en paro o el salario es inferior al estipulado como mínimo. Todos ellos reciben una tarjeta sanitaria o un documento que prueba esta situación y que deben mostrar en la farmacia cuando se recogen los medicamentos.

Si estas embarazada habla con tu médico de cabecera para empezar los trámites cuanto antes. Es un proceso rápido y sencillo.

En caso de que estés dentro del grupo de “non levy” te pedirán que completes el reverso de tu receta. Es una declaración que haces, que la farmacia no la cuestionará en el momento de la entrega; pero todas las recetas se comprueban a final de mes, y las penalizaciones son  costosas si no se ha cumplimentado correctamente la declaración.

Para aquellos que pagan hay ciertas opciones que pueden ayudar a reducir costes.

Si necesitas más información o ante cualquier duda… Consulta a tu farmacéutico.

¡Hasta la próxima semana!

Author admin

More posts by admin

Leave a Reply