Cada padre crece y aprende con sus hijos. Se preocupan, lloran y ríen con sus hijos. Estás muy orgulloso de cada pequeña cosa que tu hijo hace y logra, pero…. ¿qué hacer cuando ese angelito comienza a perturbar otros niños arrebatando sus juguetes y se niega a compartir?

Además, ¿cómo lidiar con el hecho de que todos los otros niños le arrebatan sus juguetes de su ser y él no hace nada? Tu corazón se rompe y luchas para no hacer lo que de verdad te gustaría: arreglar la situación.

Es normal preocuparse porque tu hijo se convierta tanto en un “abusón” como en una “víctima”, dependiendo de qué lado de la situación esté tu pequeño.La necesidad de intervenir y hacer frente a esa situación es normal también. Es importante recordar que a una edad muy joven, tu hijo no sabe mucho acerca de los sentimientos, no puede ser egoísta y se comporta siguiendo una regla simple: “Lo quiero, así que ¡me lo quedo!” Si tu hijo está en condiciones de quedarse sin su juguete, no te preocupes, que a menudo disfruta viendo lo que el otro niño hace con el juguete. Sus niveles de tolerancia empezarán a cambiar hacia los dos años.

Un punto muy importante a tener en cuenta es que las posesiones de un niño pequeño le ayudan a definirse. Él se ve como el niño o niña con ciertos juguetes: esa muñeca especial, ese coche en particular, un libro concreto. Por eso, compartir esas cosas en particular es muy difícil …si él es el chico con el coche rojo, ¿qué pasa cuando alguien juega con él?

Cuando los niños están jugando juntos o cuando un amigo viene  y revolotea cerca de los juguetes de tu peque, hay algunos trucos que se pueden utilizar con el fin de evitar niños infelices. Decide con su pequeño desde el principio qué juguetes van a salir de casa y cuáles no; no esperes que tu hijo vaya a compartir los juguetes por mucho tiempo y trata de encontrar una actividad para compartir o algo que pueden compartir, pero no pertenezca cualquiera de ellos; ten una pequeña charla con tu hijo de antemano y trata de explicar que compartir es bueno y que nadie se irá con sus juguetes. Deja a tus hijos hacer alguna actividad que les ayude a liberar energías y frustración, que corran, bailen o hagan alguna actividad ‘movida’ para que se sientan seguros y les ayude a relajarse..

No tiene sentido prestarle mucha atención a esta fase en particular, ya que como todas, es una parte importante de aprendizaje para su niño. Lo importante a destacar es que si el comportamiento continúa después de que se termine la niñez, habrá que estar atento a cómo se desarrolla el comportamiento del niño.

Orientarles y enseñarles a ser generosos  es fundamental, sobre todo porque cuando los niños empiezan a jugar con los demás y la cooperación se convierte en una parte de su día a día, empiezan a ver el valor de compartir.

Katy

Author Katy

More posts by Katy

Leave a Reply