¿Sabías que...?

Guido Fawkes, un soldado español, protagonista del Gunpowder Plot

By 3rd Noviembre 2013 No Comments

The Guy Fawkes Night (La Noche de Guy Fawkes) también conocida en Inglaterra como la Bonfire Night, (la noche de las hogueras), The Cracker Night o The Fireworks Night (la noche de los fuegos artificiales) es una celebración que tiene lugar en el Reino Unido la noche del 5 de noviembre, para conmemorar el fracaso del intento de atentado para destruir el Palacio de Westminster y matar al Rey James I, el 5 de noviembre de 1605, conocido vulgarmente, como “la Conspiración de la Pólvora” y promovido por una facción de católicos, entre los que se encontraba Guy Fawkes.

“Remember, remember,
The fifth of November,
Gunpowder treason and plot,
We see no reason,
Why gunpowder treason,
Should ever be forgot.”

Así reza uno de los poemas más conocidas que se recuerdan cada 5 de noviembre. Durante los 45 años del reinado de Elizabeth I los católicos fueron perseguidos. A  la muerte de Elizabeth I en 1603 la Corona pasó al siguiente descendiente de Henry VII, que era el rey escocés James VI, coronado cuando sólo tenía 1 año de edad y que ya había sido el rey de Escocia durante 36 años.  Así, se convirtió en James I de Inglaterra, un rey que creía obstinadamente en “el derecho divino de los reyes”.

Los católicos tenían grandes esperanzas de que James I, cuya esposa era católica, fuera más tolerante con su religión. Aunque se encontró un país dividido por las pugnas religiosas entre católicos y protestantes, en un primer momento, esta esperanza parecía convertirse en realidad. Sin emabrgo, varias demandas religiosas llevaron al rey a expresar su hostilidad abierta contra el catolicismo durante la Conferencia de Hampton Court, en enero de 1604.

En febrero, esta hostilidad se volvió a detectar y cualquier católico que se negara a someterse a la autoridad o el cumplimiento de las regulaciones era multado, como había sido el caso durante el gobierno de Elizabeth I. Tenían que practicar su religión en secreto. Incluso se multaba a las personas que no asistieran a la iglesia protestante en domingo o en días festivos.

Aunque muchos católicos aceptaron la reintroducción de las multas, el malestar creció muy rápido, tanto que, sólo dos años después de su coronación, se urdió un complot de católicos para matarlo que se conocería como “The Gunpowder Plot” (La Conspiración de la Pólvora).

Aunque el miembro más recordado del grupo es Guy Fawkes, sus líderes más destacados fueron Robert Catesby, John Wright, Thomas Percy y Thomas Winter.

Fawkes, había nacido en York en 1570, donde recibió una educación protestante. Sin embargo, al fallecer su padre se convirtió al catolicismo a los 23 años salió de Inglaterra para convertirse en un soldado de fortuna. Se unió al ejército español en Flandes, donde “españolizó” su nombre, siendo conocido como Guido Fawkes. Fue en Flandes donde Guido fue reclutado por Thomas Winter, uno de los cabecillas católicos y con él regresó a Inglaterra en 1604 para unirse al grupo.

El cerebro del complot fue Robert Catesby quien había ideado transportar por la noche pequeños barriles de pólvora, a través del río Támesis y colocarlos, uno a uno, en el sótano recubriéndolos con leña. Sin embargo, los otros miembros del grupo eran los responsables de idear lo que iba a pasar después de la muerte del rey James.

El plan ideado por Catesby consistía en comprar una vivienda cercana al Parlamento y escavar un túnel desde el sótano hasta la Cámara de los Lores. En este túnel se colocarían barriles de pólvora y cuando el rey y todos los miembros del Parlamento se reunieron para la inauguración del Parlamento -el 07 de febrero 1605- se provocaría su explosión.

Luego que supieron que la apertura del Parlamento se había aplazado hasta el 3 de octubre, Guy Fawkes compró una bodega situada debajo de la Cámara de los Lores, haciéndose pasar por el criado de Johnson, el nuevo arrendatario.

Guy Fawkes fue el miembro seleccionado para encender la mecha y escapar como pudiera de la deflagración, huyendo a algún país de Europa.

Comenzaron a escavar pero el proceso fue mucho más lento de lo que pensaban y en diciembre de 1604 aún no habían llegado a la Cámara de los Lores.

En este tiempo, un nuevo miembro se adhirió a la trama, Francis Tresham, quien se comprometió a dar 2.000 libras para comprar armas para el complot.

El grupo regresó a Londres en septiembre para estar preparados para la ceremonia de apertura del Parlamento, pero de nuevo se pospuso, esta vez al 5 de noviembre.

A medida que los miembros del grupo conspiraron para llevar a cabo su plan, algunos de los conspiradores comenzaron a preocuparse por el número de personas inocentes, incluyendo a los católicos, que podían resultar heridos o asesinados en la explosión.

En la noche del 26 de octubre Lord Monteagle recibió una carta anónima advirtiéndole de que no se presentara a la ceremonia, puesto que iba a haber una explosión. Se sospecha que fue Francis Tresham, quien escribió a Lord Mounteagle, ya que era su cuñado. Ordanaron una búsqueda en Westminster y Guy Fawkes fue descubierto en el sótano.

Mientras que los otros miembros del complot tomaban posiciones por todo el país para estar listos para el golpe, una vez hubiera sido asesinado el Rey, levantando en armas a sus correligionarios católicos, Guy Fawkes se había quedado en Londres.

El día antes de la ceremonia Fawkes decidió pasarlo en el sótano, en el que habían colocado ya un sistema de mecha retardada. De repente, alguien llamó a la puerta, al abrir se encontró con Lord Mounteagle y el Lord Chancellor, quienes le preguntaron qué hacía allí. Él respondió que era un criado de Thomas Percy, dueño de la bodega. Tras revisar el edificio, a primera vista no encontraron nada sospechoso, pues aparentemente solo había lecha apilada para el invierno, por lo que se marcharon sin más.

Guy Fawkes, fue inmediatamente a contar lo sucedido a Thomas Percy y luego regresó tranquilamente a la bodega. Sin embargo, poco le duró la calma, ya que alrededor de la medianoche del 4 de noviembre se presentaron en la bodega, de improviso, un magistrado y un grupo de soldados que le redujeron. Tras registrar detenidamente la bodega, encontraron 36 barriles de pólvora y Fawkes fue arrestado, sin que pudiera advertir a los otros miembros de la trama.  

El propio rey James interrogó a Fawkes, que admitió su participación en la conspiración y reveló su plan de volar las Casas del Parlamento, pero se negó a dar los nombres de los otros conspiradores.

Varios miembros del grupo se habían reunido en Holbeach para sopesar si tendrían apoyo, descubriendo que muy pocos se unirían con ellos y arriesgaría su vida por una causa que, obviamente, parecía condenada al fracaso.

Al poco tiempo la casa donde se ​​alojaban estaba rodeada por soldados y hombres armados. En la refriega murió Catesby y los demás fueron hechos prisioneros luego de una resistencia numantina.  

Entre el 30 y el 31 de enero de 1606, día en el que fue colgado Fawkes, todos fueron ajusticiados, a excepción de Francis Tresham (el que había comprometido capital para armas) que fue encarcelado en la Torre de Londres donde murió, al parecer envenenado, tiempo después.

Esa noche, se hicieron hogueras para celebrar la salvación del rey. En 1606, el Parlamento acordó que el 5 de noviembre fuera un día de acción de gracias.

Tradición y celebraciones en todo el mundo

Este atentado frustrado dio lugar a dos tradiciones simbólicas de gran arraigo aún en el Reino Unido.

La primera, instaurada oficialmente en 1678, como parte del protocolo de la ceremonia de la sesión de apertura anual del Parlamento. Así, antes de proceder al discurso del Rey, The Yeomen of the Guard(Guardia Real de la monarquía inglesa), vestidos con sus uniformes tudor y armados con picas, hacen un registro simbólico de todas las bodegas y bajos de los edificios del Parlamento.

La segunda traición y más popular, era la celebración de la salvación del rey, obligatoria por decreto, hasta 1859.

Una celebración que incluía espectáculos pirotécnicos y hogueras en las que se quemaban los Guys, unos muñecos con la efigie de Guy Fawkes, el más conocido de los conspiradores. Así, la víspera del 5 de noviembre, los niños del Reino Unido, hacen sus tradicionales Guys, muñecos confeccionados con relleno de ropa vieja, paja y papel de periódico. Van con ellos por las calles al grito de “penny for the guy”. Con lo que sacan, compran sus petardos y la pirotecnia.

Solamente en Scotton, pequeña localidad perteneciente a la parroquia de Harrogate, del distrito de North Yorkshire, ciudad natal de Guy Fawkes y tres de los conspiradores de 1605, no se quemaban los muñecos, y hasta muy recientemente, la escuela católica Stonyhurst College, de la que eran alumnos, no hacía ninguna celebración.

En Lewes, Sussex, la celebración se mezcla con la conmemoración de la cremación de 17 mártires protestantes de la localidad, ocurrida durante la persecución de María Tudor.  En Ottery St Mary, Devon, se pasean por las calles barriles de brea ardiendo.

También se celebra en algunos de los países que formaban parte del imperio británico, como Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, aunque en estos casos ha perdido parte de su contenido y su significado.

Incluso, aunque mucha gente lo ignora, en casi todo Estados Unidos se celebra esta fiesta de sus ancestros.

Manzanas, toffee y patatas asadas

Uno de los juegos tradicionales más antiguos de la noche de las hogueras es el de bobbing for apples, que juegan los niños mientras se prepara la comida en las hogueras y consiste en llenar un tazón con agua donde flotan varias manzanas,  los niños se turnan para coger una manzana en sus dientes sin utilizar las manos.

Hay diversos platos típicos en la noche del Bonfire como las jacket potatoes (patatas asadas, tradicionalmente cocinadas en la hoguera) o los guisantes negros con vinagre. Sin embargo, más que los platos, lo típico son los dulces del día, entre otros: el bonfire toffee (caramelo de la hoguera); las nueces garrapiñadas en la hoguera o las manzanas acarameladas. Pero, sin duda, lo más típico es comer el Yorkshire Parquin, un pastel suave, tradicionalmente hecho con harina de avena, melaza negra, manteca de cerdo tradicional, brandy y jengibre; resulta, algo húmedo e incluso a veces pegajoso. A veces se come como acompañamiento de una compota de fruta ácida, como las manzanas o grosellas cocina y no debe comerse recién hecho.

Para saber más

http://www.bonfirenight.net/

http://resources.woodlands-junior.kent.sch.uk/customs/guy/history.htm

http://www.pauldenton.co.uk/Bonfire%20Night.htm

http://www.kumon.co.uk/blog/the-history-of-bonfire-night/

Fernando

Author Fernando

Hola, soy Fernando, Piloto de Iberia y Licenciado en Derecho. Después de muchos años viajando por el mundo he comprendido bien que para poder adaptarse a la cultura, vida e idiosincrasia de un lugar, la mejor manera de lograrlo es empezar por conocer, aun someramente, su historia, sus costumbres, tradiciones, fiestas, comidas, usos,…, en definitiva, su modo de vida. Según su administradora, Mamá London está dedicada a todos los españoles y/o hispanoparlantes que residen en Londres; trata de ofrecer una visión práctica y divertida de conocer, entender y convivir en una ciudad que por moderna, trae sus costumbres, raíces y tradiciones de su historia milenaria. Por otro lado, la posibilidad de añadir un poco de cultura a los conocimientos que, día a día, vayas adquiriendo de tus propias experiencias, te permitirá conocer mejor a sus gentes y, así, integrarte mejor, lo que hará tu vida más fácil y enriquecedora. Con ese fin, hemos pensado que dedicar una parte de Mamá London a contarte algunas curiosidades, etimologías y toponimias, puede ayudarte a conocer su historia de una manera sencilla y entretenida. Esperamos que así lo entiendas y que, con tus aportaciones, también nos ayudes a mejorar esta nueva sección.

More posts by Fernando

Leave a Reply