¿Sabías que...?

Historia y curiosidades del número 10 de Downing Street

By 8th Abril 2013 No Comments

Como sabes, el Número 10 de Downing Street es la residencia oficial y oficina de trabajo del Primer Lord del Tesoro, cargo ostentado habitualmente por el Primer Ministro del Reino Unido y, también, del Ministro de Hacienda (Chancellor of the Exchequer) desde 1735. Downing Street está localizada en Whitehall en el centro de Londres, a pocos minutos de las Casas del Parlamento y junto al Palacio de Buckingham. Esta pequeña-gran mansión encierra gran parte de los secretos de estado de Gran Bretaña desde hace casi 300 años pero, no os sorprendáis, su origen es milenario.

Efectivamente, como decíamos en los post anteriores (post2 y 3) los romanos establecieron su primer asentamiento en la isla de Thorney, una zona pantanosa de tierra situada entre los dos brazos del río Tyburn que fluía desde Hampstead Heath hasta el Támesis. Dado su origen pantanoso se convirtió en una zona de abundantes plagas y de habitantes muy pobres. De hecho, en el año 785, una carta del rey Offa describe la isla como “el lugar terrible llamado la isla de Thorney”.

Sin embargo, cuando el Rey Canuto construye un palacio hacia 1017 y sus sucesores, Eduardo el Confesor y Guillermo el Conquistador lo mantienen y engrandecen, la zona empieza a conocerse ya como Westminster y alcanza gran apogeo una vez que se construye allí la gran Abadía, por el deseo del último.

El primer edificio que se levantó en la zona de Downing Street fue una destilería de cerveza “The Axes Brewery” construida en la Edad Media, propiedad de la Abadía de Abingdon, que funcionó hasta principios de 1500.

Enrique VIII, tras expropiar la casa de York al Cardenal Wolsey en 1530, ordena construir su residencia en Westminster, uniendo ambas fincas, así toma cuerpo Whitehall Palace que, posteriormente, servirá también de residencia de las monarquías Tudor y Stuart hasta que quedó destruido por el fuego en 1698.

Precisamente, Downing Street está situada al final de este palacio.

La primera residencia que se conoce en el 10 data de 1581, una casa arrendada por la reina Isabel I a su valido Sir Thomas Knyvet quien gano su confianza tras arrestar Guy Fawkes, cabecilla del complot de la pólvora en 1605.

Sir George Downing, soldado y cruel diplomático que sirvió durante el mandato de Cromwell y Carlos II, es quien da origen al nombre de la calle. Obsesionado por el poder y el dinero, ordena en 1682 la construcción de la nueva casa a Sir Christopher Wren.

Originalmente se construyen tres casas: una mansión con vistas a St. James’s Park llamada “la casa de atrás”, una casa modesta situada detrás en el número 10 y una pequeña cabaña al lado del Número 10. La casa modesta, de la que el edificio actual toma el nombre.Las casas se construyeron con muy poca calidad, a pesar de la zona y fueron objeto de no pocas polémicas, especialmente con la Duquesa de Lichfield, hija de Carlos II, quien tuvo que construir un muro para mantener la privacidad de su casa, conocida como Licthfield House, que puede verse hoy en día en la parte de atrás. Actualmente, un retrato de Sir George Downing cuelga en el vestíbulo de la entrada.

El último propietario privado de la casa fue Mr Chicken que la abandonó a principios de 1730.

El rey Jorge II regaló la casa de Downing Street y la casa que miraba al Horse Guards a Sir Robert Walpole, primer Primer Lord del Tesoro y Primer Ministro. Pero Walpole no aceptó y le pidió al rey que la convertirá en residencia oficial de los Primeros Lores del Tesoro. De hecho, el buzón de bronce que hay en la puerta desde entonces, y así continua, tiene grabado “First Lord of the Treasury”.

Walpole tomó posesión de la casa en 1735, una vez que la casa del número 10 y la que miraba a los Horse Guards se unieron y reformaron por el famoso arquitecto William Kent. Su obra consistió en unir las dos viviendas, dejando la entrada principal por el 10 de Downing Street que se convierte en el corredor que da paso a la casa principal, la que mira a los Horse Guards. En la parte de atrás creó las estancias privadas para los invitados a las que se accede por una triple escalera de forja y balaustrada de caoba que, aún, constituye una de las creaciones más llamativas de la casa. En la planta baja, se instalaron los despachos y la sala de reuniones del gabinete, mientras que la planta de arriba era la estancia privada del Primer Ministro, con vistas a los Horse Guards.

Tras Walpole, la casa se usó solo como despacho oficial, ya que sus sucesores Pelham y el Duque de Newcastle preferían usar sus lujosas viviendas para residir.

Quizás el más feliz usuario fue Lord North que vivió felizmente en el Número 10 con su familia durante 15 años, en los que condujo la guerra contra las colonias americanas rebeldes. Uno de sus ilustres invitados fue el escritor Thomas Hansard, más recordado por ser quien desarrolló el sistema de interpelación parlamentaria que, aún hoy, se utiliza en el Parlamento de Gran Bretaña.

Sin duda, el más longevo en la casa fue William Pitt el Joven, que la habitó durante 20 años. Allí, entre otras cosas, logró el Acta de Unión de Gran Bretaña e Irlanda.

Aunque desde 1877 todos los Primeros Lores del Tesoro han vivido allí, no todos han llegado a Primeros Ministros.

En 1820, la casa vuelve a tomar importancia cuando el Primer Ministro Viscount Goderich encarga al brillante arquitecto Sir John Soane, diseñador del Banco de Inglaterra, su rehabilitación. Es el diseñador del comedor de estado de estado y del pequeño comedor de ceremonias.

En 1842, el Secretario del Primer Ministro Robert Peel fue asesinado en Whitehall cuando regresaba de Downing Street al confundirlo con él, por lo que su morador lo abandonó por seguridad y las reuniones del Gabinete se celebraban en el nuevo y enorme edificio del Foreing Office, situado enfrente.

Hasta finales del siglo XIX y primeros del XX la casa apenas se reforma y sufre gran deterioro, fue entonces cuando fue nombrado Primer Ministro Benjamín Disraeli. Además de arreglarla e instalar agua y caliente y fría en el baño privado, abonó personalmente su mobiliario. Posteriormente, en 1880, durante la estancia de William Gladstone se instaló la luz eléctrica y el teléfono.

Tampoco vivió su sucesor el Marqués de Salisbury, último Primer Ministro que no fue a la vez Primer Lord del Tesoro,que cedió su uso a su sobrino Arthur Balfour que, luego, llegaría a Primer Ministro.

Ramsay Macdonald instaló en la sala del gabinete la primera biblioteca e instituyó la costumbre de donar libros que han seguido hasta nuestros días los diferentes Primeros Ministros. En 1937 se instala la primera calefacción y se reforma el ático para convertirlo en residencia privada del Primer Ministro.

El inicio de la Primera Guerra Mundial de 1914 lleva a construir un refugio en la casa, constituida en el Gabinete de Guerra del Primer Ministro Asquith. También comenzarían sus visitas el futuro Primer Ministro David Lloyd George y Winston Churchill, como Chancellor y First Lord of the Almiranty, respectivamente.

Durante la II Guerra Mundial Churchill se ve obligado a dormir en el refugio instalado en la parte de atrás de la casa. También, para dar aliento a sus compatriotas se hace fotografiar a menudo delante de la puerta, allí se hacen famosas sus fotos con el signo “V” de victoria.

De esta manera, aunque muchos Primeros Ministros nunca han habitado la casa, sí se encargaron con la prensa de hacerla famosa como el centro de poder y decisión de la gran potencia.

En 1958 Macmillan declara la ruina de la casa tras un estudio técnico y se llegó a pensar en derribarla junto con los edificios contiguos de los números 11 y 12 ya utilizados como oficinas gubernamentales. Tras ser considerada como un edificio emblemático del poder inglés se decidió su reconstrucción pero manteniendo la arquitectura y materiales originales. Tras un trabajo arduo, fotografiando estancia a estancia y tomando detalle de todos los elementos originales que confirmaban las 200 estancias repartidas entre los 3 edificios y en cinco plantas, el reputado arquitecto Raymond Erith inició la reconstrucción que duró tres años y costó 3 millones de libras. Macmillan vivió en ese tiempo en el Admiralty House. Se encontraron restos de los romanos y de los sajones en sus cimientos renovados de hormigón y todo fue reconstruido como en su configuración original. Los albañiles descubrieron que los ladrillos que aparecían negros en las fotografías del siglo XIX eran, en realidad, amarillos y que el negro de las fotos era producto de la enorme contaminación de la zona, por lo que, para mantener su apariencia original, se volvieron a pintar de negro. Erith no quedó satisfecho de su trabajo que, no pudo completar a su gusto por los continuos recortes de presupuesto. De hecho, al poco tiempo salieron enormes humedades en las estancias principales lo que llevó a continuas reformas durante más de 15 años.

A finales de la década de los 80, Margaret Thatcher, para celebrar la gloria pasada de Gran Bretaña y su renovado estatus de potencia mundial tras la Guerra de las Malvinas, contrató a un compañero de Erith, Quinlan terry, para reformar las estancias principales. Uno de los trabajos más afamados fue el añadido de molduras de estilo barroco a los techos, a las que adornó en las esquinas con cuatro flores que representan las cuatro flores nacionales de Gran Bretaña: la rosa de Inglaterra, el trébol de Irlanda, el cardo de Escocia y el narciso de Gales.

Veamos ahora sus salas principales:

La sala del Gabinete: sirve como una antesala a la gran zona de reuniones y fue reformada por Kent. Es rectangular con grandes ventanas y tiene dos pares de columnas corintias. En ella cuelga  el cuadro “El Palacio del Whitehall” de Rendrick Danckerts  y también se adorna con un busto de  Disraeli.  Aunque Kent intentó que el Primer Lord usara este gran espacio como despacho personal, raramente ha servido con tales propósitos; casi siempre ha servido como sala de reuniones del Gabinete. El Primer Lord no tiene designado un espacio propio para despacho en el Número 10 como pasa en la Casa Blanca con el despacho Oval, Primer Lord elige como despacho una de las salas contiguas.

La Gran Cocina: probablemente construida bajo la dirección de Robert Taylor tiene la altura de dos plantas con una gran ventana con arco y techo abovedado. Tradicionalmente, siempre ha tenido una enorme mesa de trabajo de 4,3 metros.

La sala de los Pilares: es la más grande de las tres salas de la casa, toma su nombre de las los dos pilares que hay en uno de los extremos. Aquí se recibe los huéspedes antes de entrar en el comedor de Estado para la cena.

El Comedor de Estado: es un hermoso y espacioso comedor con las paredes revestidas con paneles de roble y molduras. Se accede a él a través de la primera planta, su magnífico techo abovedado se alza hasta la siguiente planta, por lo que el salón ocupa dos plantas de la casa. Sus 13 metros de largo por 8 de ancho le convierten en el mayor salón de la casa; puede acoger cómodamente hasta 65 invitados en su mesa con forma de herradura.

El pequeño comedor o sala del desayuno: situado entre la Sala de los Pilares y el Comedor de Estado y encima de la cocina.  Los Primeros Ministros han usado esta sala para cenar con su familia o para reuniones de estado más personales.

La puerta: diseñada por el arquitecto Kenton Couse en 1772, hecha en estilo Georgiano, se compone de un solo escalón de piedra blanca que conduce a una modesta fachada de ladrillo. La pequeña puerta de seis paneles hecha con roble negro, está rodeada por un marco de color crema y encima de ella hay una ventana semicircular. Pintado en blanco en el centro, entre la fila de paneles superior e inferior, está el número “10”. Entre los dos paneles de en medio se encuentra un martinete de hierro negro con forma de cabeza de león; debajo de éste hay una rendija para el correo con la inscripción “Primer Lord del Tesoro”

Detrás de la puerta, Couse instaló un suelo con baldosas de mármol, blancas y negras, como si fueran un tablero de ajedrez, este recibidor se sigue usando y es tan famoso como la propia puerta. Dentro a la izquierda, añadió otra puerta que da al Número 11, la residencia del Ministro de Hacienda. Finalmente, añadió un arco enfrente de la pequeña cabaña – antigua

Actualmente, la puerta es blindada y data de 1991, año en que se sustituyó tras un atentado del IRA con una bomba que explotó en el jardín trasero de la casa. La original se puede ver en el museo de Churchill.

Curiosamente la puerta, no siempre ha sido negra, ya que se pintó de verde carruaje a principios del siglo XX cuando residía Herbert Asquith.

Como la casa no se puede visitar más que virtualmente, os recomiendo la visita al War Cabinet Rooms o Churchill War Rooms, situado detrás de la casa, allí podréis sentiros viviendo los famosos bombardeos de Londres de la II Guerra Mundial (The Blizt) por la módica cantidad de 15,45 libras.

¡Que lo disfrutéis!

Para saber más:

 http://www.british-history.ac.uk/

 http://www.number10.gov.uk/

 http://whitemouse.ru/photo/london/hpds_ds_history.wmb

 http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/8677004.stm

 http://www.iwm.org.uk/visits/churchill-war-rooms/

Fernando

Author Fernando

Hola, soy Fernando, Piloto de Iberia y Licenciado en Derecho. Después de muchos años viajando por el mundo he comprendido bien que para poder adaptarse a la cultura, vida e idiosincrasia de un lugar, la mejor manera de lograrlo es empezar por conocer, aun someramente, su historia, sus costumbres, tradiciones, fiestas, comidas, usos,…, en definitiva, su modo de vida. Según su administradora, Mamá London está dedicada a todos los españoles y/o hispanoparlantes que residen en Londres; trata de ofrecer una visión práctica y divertida de conocer, entender y convivir en una ciudad que por moderna, trae sus costumbres, raíces y tradiciones de su historia milenaria. Por otro lado, la posibilidad de añadir un poco de cultura a los conocimientos que, día a día, vayas adquiriendo de tus propias experiencias, te permitirá conocer mejor a sus gentes y, así, integrarte mejor, lo que hará tu vida más fácil y enriquecedora. Con ese fin, hemos pensado que dedicar una parte de Mamá London a contarte algunas curiosidades, etimologías y toponimias, puede ayudarte a conocer su historia de una manera sencilla y entretenida. Esperamos que así lo entiendas y que, con tus aportaciones, también nos ayudes a mejorar esta nueva sección.

More posts by Fernando

Leave a Reply