En buenas manos

Márcale un Ace al Dolor…

By 28th Abril 2014 No Comments

Mi post de hoy se lo dedico a otra causa de dolor muy común en nuestra sociedad, “El codo de Tenista” y no, para aquellos que no hayáis leído el post anterior, ya os adelanto que aunque se llama así comúnmente, no hace falta haber cogido una raqueta para padecerlo.

codo tenistaEl nombre científico de esta enfermedad es “Epicondilitis” o inflamación del cóndilo lateral del codo, también llamado epicóndilo (epi=externo, cóndilo=esfera).

Esta patología se produce por movimientos repetitivos de extensión de muñeca y supinación del antebrazo que producen micro-roturas en los tendones que se insertan en el epicóndilo, principalmente el tendón del musculo extensor radial corto del carpo.

El término “Codo de tenista” se lo debemos a Major, quien lo incluyo en 1883 en un artículo sobre dicha enfermedad. Esto se debe a que los tenistas realizan movimientos repetitivos de extensión de muñeca (cada vez que dan un golpe a derechas) y con desviación radial tanto en el saque como al hacer un “liftado” o una “dejada”.

Esta enfermedad no se restringe al tenis, sino que cualquier persona que realice trabajos de supinación del antebrazo y extensión de muñeca (en mi vida profesional me he topado con mucho albañiles y amas de casa) es susceptible de padecerla.

Uno de los principales problemas que conlleva esta enfermedad, además de un tratamiento muchas veces ineficaz, es que suele cronificarse debido a las micro-roturas de los tendones que acaban produciendo una tendinosis (-osis =degeneración), cuyo tratamiento es distinto del de la tendinitis (-itis= inflamación).

La incidencia máxima de la enfermedad (mayor número de casos) se da entre las 34-54 años sin diferencias entre hombres y mujeres, pero si más frecuente en el lado dominante (si tenemos en cuenta que con este lado solemos hacer más cosas tiene su lógica).

Su prevalencia es tal que en muchas profesiones se considera enfermedad profesional como en el caso de pintores, albañiles (como ya comenté anteriormente), carniceros, leñadores…

test sillaLos síntomas de esta enfermedad incluyen:

  • Dolor en la cara externa del codo, sobre el epicóndilo.
  • Dolor e impotencia funcional en movimientos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo.
  • Dolor a la palpación en zona epicondílea y con acciones como elevar una botella o dar un golpe de revés en tenis.
  • El dolor se mitiga por la noche con el reposo y aumenta durante el día pudiendo llegar a doler a lo largo del borde externo del antebrazo y zona radial de la muñeca.
  • Maniobras que tensan la musculatura epicondílea.
  • Dolor que se agudiza en la extensión de muñeca resistida.
  • Dolor que se agudiza con la extensión forzada de los dedos.
  • El principal objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y la inflamación, teniendo diferentes opciones.

El diagnóstico se hace principalmente por la clínica y pidiendo al paciente determinadas pruebas.

tenista codoUna vez hecho el diagnóstico procederemos a aplicar el tratamiento que se divide en varias fases:

  1. AINES = Antiinflamatorios No Esteroideos (nuestro típico ibuprofeno) de administración por vía oral o vía tópica (Fastum gel).
  2. Reposo articular à debemos reducir las actividades que producen dolor mientras damos tiempo a que las lesiones se recuperen.
  3. Tratamiento conservador con fisioterapiaà se divide en 3 fases:
    1. Crioterapia antiinflamatoria mediante aplicación de frío local.
    2. Técnicas manuales como Cyriax para tratamiento de los tendones lesionados.
    3. Masoterapia para reducir la inflamación y adherencias del tejido muscular y vainas tendinosas.
    4. Con técnicas específicas como el Kinesiotaping para la musculatura epicondílea.
    5. Ejercicios específicos de movilización de la musculatura afectada y estiramiento de dichos músculos.
  4. codo inyecconInfiltraciónà inyección de cortico-esteroides (para eliminar la inflamación) en la zona epicondílea que pueden ayudar en los episodios más graves.
  5. Cirugíaà Se recomienda en todos aquellos casos en los que tratamientos anteriores no han dado resultado o la clínica del paciente es altamente inhabilitante.

Por último mis recomendaciones de siempre:

  • Si vais a hacer ejercicio, estirar antes y después.
  • Poneos en manos de un profesional no sólo cuando el dolor haya echo su aparición sino para consultar dudas y evitar malas acciones.
  • No os deis por vencidos puesto que aunque la epicondilitis tiende a recidivarse (reaparición de los síntomas y/o enfermedad cuando ya se pretendía solucionada), puede tratarse y pueda corregirse siempre y cuando tengamos claras las pautas a seguir.ejercicio 1
Cristina

Author Cristina

Me apasiona mi profesión y estoy especialmente interesada en técnicas no convencionales como la kinesiología holística o la acupuntura. Hace poco que empecé a trabajar con mamás y niños, aunque por el mejor motivo posible: la llegada de mi primer sobrino. Mi hermana, cuñado y sobrino son responsables de que visite Londres siempre que saco un minuto libre. Cada vez más conocidos me piden ayuda o consejo para lidiar con las pequeñas molestias del embarazo como los dolores de espalda, piernas cansadas…Además tengo la mejor cobaya posible para recordar el desarrollo infantil, la fisioterapia respiratoria y demás técnicas enfocadas a bebés y niños. ¿Londres? Siempre recuerdo con cariño Oxford St (tremendas marabuntas de españolas como yo haciendo cola para entrar en Primark), tener que girar la cabeza a todos lados antes de cruzar la calle o los carrot cakes que disfruto con mi hermana regados por un buen earl grey. Aquí os espero, intentando responder en la medida de lo posible a todas las dudas que tengáis.

More posts by Cristina

Leave a Reply