¿Hay algo mejor  que el chocolate o las patatas fritas?, ¿Qué sería  de nosotros sin la  electricidad ni las bombillas?. ¿Cómo podríamos superar muchas enfermedades sin la penicilina?…En  muchísimos momentos  de mi vida cotidiana, doy las gracias de todo corazón a tantas GRANDES personas cuya inteligencia, empeño  e incansable curiosidad  les  llevó y lleva  a  realizar  importantes descubrimientos e inventos que  indudablemente nos  salvan y facilitan la vida.

Gran parte de los inventos y descubrimientos de la humanidad, han tenido  y siguen teniendo su origen en la curiosidad, en la casualidad, o en una afortunada combinación de ambas. La casualidad es aleatoria y  nos sorprende, sin embargo la curiosidad es un motor que impulsa y  una actitud que los padres podemos fomentar en nuestros hijos desde la infancia a través de las preguntas. Pero no  sirve cualquier pregunta, sino preguntas que  hagan pensar, que conduzcan  al aprendizaje, que  ayude a plantearse cosas distintas y  que faciliten el descubrimiento del propio Yo, es decir Preguntas Sapiens.

El problema, es que  los padres solemos proporcionar a  nuestros hijos y por la “vía rápida” la respuesta para todo. Parece que nos hace sentir mejores padres, sin darnos cuenta de que  dejarles pensar por sí mismos y enseñarles a plantearse preguntas y buscar  respuestas, es una forma de crecimiento personal muy útil para la vida. Si quieres fomentar su curiosidad y que tus hijos sean verdaderos expertos en formularse Preguntas Sapiens, ten en cuenta los siguientes consejos.

Primero seamos padres sapiens. Los padres somos el mejor  modelo y ejemplo para nuestros hijos. Si queremos que aprendan a formular ese tipo de preguntas, lo mejor es que las nuestras sean Sapiens a todos los niveles; en vez de ¿Por qué has suspendido el examen? ,preguntar¿Qué puedes hacer diferente en el próximo?, o  ¿Qué opinas sobre esto?, ¿Qué  cambiarías?…

  • Evita el síndrome de padres con respuesta rápida para todo.  Ante una pregunta,   no des la respuesta enseguida. Ayúdales a  pensar sobre la pregunta, y a recuperar lo que saben para intentar contestarla, aunque sean pequeños. Una vez agotada esta fase, puedes proporcionar la respuesta.
  • Ser preguntones pacientes. Uno de los objetivos de las Preguntas Sapiens, es hacer pensar al preguntado, no obtener información rápida. Si eres paciente y curioso, al final obtendrás mucha más información que con una sola pregunta directa que probablemente bloquee la comunicación.

  • Anímales a buscar la información por si mismos
    en libros, Internet, ellos mismos  u otras fuentes.
  • Juega con ellos a las preguntas asombrosas. ¿Qué pasaría si no saliera el Sol?, ¿Qué pasaría si se deshelaran los Polos?,¿Si tuvieras una varita mágica qué harías?, ¿Si fueras un animal cuál serías?, ¿Qué tres deseos le pedirías a un genio/hada?…
  • Mantén una escucha activa ante sus preguntas y/o respuestas. En ocasiones los niños nos cansan y saturan con sus preguntas. Intentemos no anular su curiosidad escuchándolos con interés, atención y respeto.
  • Ante una pregunta devolverles otra que les haga pensar . ¿Por qué vuelan los pájaros? ;  ¿Qué crees que les hace volar?
  • Regalarles y leer con ellos biografías infantiles de los grandes científicos, descubridores e inventores de todos los tiempos.
  • Estimular la lectura de libros referidos a ¿Cómo funciona?, Una pregunta para cada día del año, ¿Por qué…? Libros de Geografía, fauna y flora de diferentes partes de la Tierra.
  • Evita hacer preguntas de si o no. ¿Te lo has pasado bien en el colegio, ?, mejor si preguntas: ¿Qué es lo que más te ha gustado de lo que has hecho en el colegio? .
  • Empieza bien las preguntas. Las preguntas que empiezan por : Qué, Cómo, Cual, Cuándo, Para qué, o Dónde, le harán pensar y nos proporcionan más información que las que empiezan por “Por qué”.
  • Vivir la naturaleza. Hacer excursiones, paseos por el campo observando lo que nos rodea. Estimular la inteligencia natural que todos llevamos dentro.
  •  Regalar juegos de química, lupas, microscopios, mini invernaderos y otros muchos que estimulan la curiosidad a través de la ciencia.

 

Isabel

Author Isabel

Me llamo Isabel y me dedico al mundo de la educación, deciros que llevo más de treinta años de experiencia disfrutando y trabajando con niños y adolescentes. En la actualidad sigo en ello, la mayor parte de mi jornada en un colegio, y ya soy capaz de ver a cada uno de esos niños como un gran y único proyecto a desarrollar. Dediqué unos cuantos añitos a formarme con el siguiente resultado; maestra, pedagoga y logopeda. Pero el currículum que más orgullo, alegría y satisfacción me da es mi familia, nuestro rodaje, crecimiento y todos los logros alcanzados, sobre todo en el terreno personal y afectivo. Hace un par de años, en verano, hicimos un viaje familiar a Londres, nos gustó mucho y lo pateamos todo. Dicho pateo incluyó algunos lugares donde se rodaron escenas de varias películas, entre ellas Mari Popins, una de mis preferidas por que termina con un giro familiar de 360º de cariño y afecto. Me gustaría que había una vez… os ayude a conseguir en vuestra familia esa coletilla que tanto oímos de pequeños y que seguro que muchos de vosotros, noche tras noche, ya la decís o diréis acompañada de un cálido beso a los más pequeños de la casa ... y fueron felices y comieron perdices.

More posts by Isabel

Leave a Reply