Mamá London

¿Se puede tener todo?

By 16th Febrero 2014 No Comments

Con ‘Lean in´ de Sandberg a punto de dar el salto a las pantallas de cine y Marisa Meyer dando que hablar día sí, día también; el nuevo feminismo no puede estar más a la orden del día.

Lejos de echar por tierra los esfuerzos de las mujeres –mediáticas-que parecen haber conseguido tenerlo todo, no puedo dejar de decir, que, en mi humilde opinión, no hace falta tirar de nombres conocidos y supermujeres y superhombres para ilustrar ese cambio – o por lo menos la voluntad de tal cambio -.

Ayer, mientras recopilaba información para el post sobre 10 museos diferentes para visitar estas vacaciones de half term, me encontré con que el colegio de dentistas y odontólogos de Londres pone a disposición de sus miembros un servicio de guardería y cuidado infantil gratuito, de manera que los conferenciantes, delegados o profesionales que estén de paso puedan traer a sus hijos y no perderse así ninguna conferencia o cita importante. Ni que decir tiene que me parece una idea estupenda, inspiradora y sobre todo, inteligente.

Dicho lo cual, vuelvo a mi punto anterior sobre que para ´tenerlo todo´, no hacen falta grandes gestos, sino pequeñas ayudas. Londres es quizás una de las ciudades del mundo más caras en lo que al cuidado de los niños se refiere y a la vez, uno de los epicentros del talento a nivel mundial.

Sin echar mano de estudios sesudos, puedo decir con confianza, que al menos la mitad de ese talento se beneficiaría – con el consiguiente beneficio económico –  de este tipo de gestos: más plazas en guarderías cercanas no sólo a nuestro lugar de residencia sino de trabajo; horarios flexibles “de verdad” tanto para la jornada laboral como para la de los centros infantiles; más aparcamientos para familias; descuentos en las facturas del agua, la luz y el gas para familias con niños o mayores a su cargo y un largo etcétera.

Si las grandes empresas se acordaran de eso de que la “caridad empieza por uno mismo”, no sólo verían su base de clientes aumentar a pasos de gigante, sino que además esos clientes estarían contentos, serían leales y les traerían más negocio a través del boca a boca. El ahorro en publicidad, mercadotecnia y anuncios a bombo y platillo del cumplimiento de políticas de RSC podría destinarse a fomentar esas políticas pero de forma real, más allá de la nota de prensa de turno.

Angela

Author Angela

More posts by Angela

Leave a Reply