Estamos en esa época del año, cuando la mayoría de nosotros, incluyendo a nuestros hijos, tendemos a comer más dulces o más bebidas y alimentos azucarados. Hace frío y la mayoría de los alimentos son considerados como alimentos de comfort.

Hay un montón de recomendaciones de los científicos bien establecidos sobre cómo y por qué debemos reducir la mayor parte de nuestro consumo de azúcar y lo más importante, liberar la dieta de nuestros hijos completamente de azúcar. Los niños de entre cuatro a ocho años de edad no deben consumir más de tres cucharaditas de azúcar al día.

Ahora, teniendo esto en mente, pensemos en lo que la mayoría de los niños están comiendo para el desayuno. Un vaso de jugo de manzana tiene más de 5 cucharaditas de azúcar, un tazón de cereales tiene alrededor de 3 cucharaditas de azúcar y una rebanada de pan tostado con mermelada tiene más de 2 cucharaditas de azúcar. Si haces las cuentas te darás cuenta de que la mayoría de los niños abandonan la mesa del desayuno habiendo tomado más de la ingesta de azúcar recomendada para el día.

La parte preocupante es que el azúcar altera la ‘paleta’ de nutrientes vitales para el cuerpo, especialmente el zinc, que es esencial en el desarrollo en los niños pequeños. El azúcar afecta al estado de ánimo de tu hijo, así y se ha demostrado que comer más de lo permitido puede conducir a la depresión o la ansiedad. El azúcar crea niños con sobrepeso y puede causar problemas de comportamiento. El azúcar inhibe el sistema inmunológico al no permitir la absorción de la vitamina C y por la destrucción de la función de las bacterias. El azúcar hace que los niños se vuelvan agresivos. Esos son sólo algunos ejemplos.

El jugo de frutas o frutos secos son una opción saludable aunque cabe recordar que las frutas enteras son siempre mejores que el puré o jugo o la variedad seca. Una mejor opción para cocinar o beber es usar jarabe de malta de arroz o un edulcorante natural.

Para el bienestar de todo el mundo, niños y adultos, creo firmemente que menos es mejor. La disminución de todos los edulcorantes de nuestras comidas nos dará la oportunidad de disfrutar de la dulzura natural en los alimentos que comemos y así vivir una vida sana.