RecetasUncategorised

Torrijas VS Tortitas

By 10th Marzo 2013 No Comments

La Semana Santa invita a reflexionar, a pasar más tiempo en familia y por qué no,  a probar los dulces típicos de estas fechas. Desde Mamá London os proponemos dos opciones, una española y otra inglesa: torrijas y tortitas. ¿Cuál os gusta más? ¡Manos a la obra!

Cada año los países anglosajones celebran el Martes de Confesión (el día antes del Miércoles de Ceniza, que da comienzo a la Cuaresma) merendando tortitas. Desde hace siglos, en Reino Unido y gran parte de Europa, el martes que precede al Miércoles de Cenizas (que marca el comienzo de la Cuaresma cristiana) se celebra como el Día de la Confesión, puesto que los cristianos se preparaban para afrontar del mejor modo posible cuarenta días de reflexión, ayuno y abstinencia.

Dado que al día siguiente se ‘acababa lo bueno’ durante prácticamente mes y medio, ya los romanos empezaron a darse el atracón para luego confesar su gula y empezar con buen pie la Cuaresma. En la Edad Media,  el azúcar, huevos y harina eran alimentos considerados como de lujo y derroche, por lo que no se permitía su consumo en el período de preparación para la Semana Santa. Casualidades de la vida, ingredientes de los famosos pancakes o tortitas….

Desde entonces, durante el Martes de la Confesión o ‘Fat Tuesday’ como se conocía en la Roma imperial, es tradicional hincharse a tortitas en tal fecha.

Mientras, en España, no concebimos la Cuaresma ni la Semana Santa sin las tradicionales torrijas (salvo en Cantabria, donde se comen desde Navidad).

Consisten en una rebanada de pan (habitualmente de varios días) que se empapa en leche o vino con miel y especias, y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Se aromatiza, a gusto, con diversos ingredientes: canela o algún licor, y se endulza con miel, almíbar o azúcar. Es un alimento de origen humilde, perfecto para utilizar todo el pan que os haya ido sobrando.

La torrija o torreja aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se remontan al Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611). La torrija era a comienzos de siglo XX muy habitual en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino (chatos).

Os dejamos varias recetas, tanto de torrijas como de tortitas, para que las probéis estos días en casa y nos contéis qué tal os han quedado.

Editor

Author Editor

More posts by Editor

Leave a Reply