Tengo una buena noticia para los que estéis pensando en pasaros al trabajo flexible, padres o no. Año nuevo, nueva legislación! Este año, el derecho a solicitar trabajo flexible se extiende a todos los empleados , no sólo para los que son padres.

Los empleadores tienen el derecho de rechazar una solicitud de trabajo flexible en cualquiera de los siguientes casos:

  • gastos adicionales que podrían dañar el negocio
  • el negocio no va a ser capaz de satisfacer las demandas de los clientes
  • el trabajo no puede ser reconocido entre el resto del personal
  • no se pueden reclutar empleados para hacer el trabajo
  • el trabajo flexible tendrá un efecto sobre la calidad y el rendimiento
  • hay falta de trabajo durante el tiempo propuesto para el trabajo flexible
  • el negocio está planeando cambios en la fuerza de trabajo

Ahora … ¿cuál es la mejor manera de empezar y maximizar vuestras posibilidades ? Lo primero que hay que hacer es revisar la política de la empresa para el trabajo flexible. Todas las empresas están obligadas a tenerlas en cuenta, pero no están obligados a satisfacer todas las solicitudes. La comprobación de su política podría poner de manifiesto el hecho de que la empresa es flexible con los horarios de salida, trabajar desde casa, horas anuales, etc.

Hay que ser claro desde el principio acerca de las horas que desea trabajar. Aspectos importantes a considerar son si os podéis permitir el lujo de trabajar a tiempo parcial, las opciones de cuidado de niños para adaptarse al horario de trabajo, si su vuestra pareja puede cubrir parte de la guardería, trabajar desde casa con el fin de reducir el tiempo de viaje…

Es importante que estéis preparados para comprometeros y debéis estar preparados y dejar suficiente tiempo para las negociaciones. Hablar con los compañeros que ya están trabajando de manera flexible es una buena idea ya que sus experiencias os pueden abrir los ojos a las ventajas y desventajas reales.

La solicitud se tiene que poner por escrito y se la debéis entregar a vuestro supervisor de inmediato. La carta debe estar firmada y fechada. Desde esa fecha el gerente tiene, por ley, 28 días para organizar una reunión con vosotros y discutir la petición. También podéis sugerir que se os de un periodo de prueba de la nueva agenda de trabajo con el fin de convencer a vustros jefes de que la solicitud es beneficiosa para ambas partes. El empleador debe responder por escrito dentro de los 14 días siguientes a la reunión.

Si descubrís o sospecháis que vuestro gerente no ha seguido el procedimiento o que no se le ha dedicado suficiente atención a vuestro caso podéis presentar una apelación en los 14 días siguientes a la decisión. La empresa puede rechazar la solicitud si se trata de alguno de los casos mencionados anteriormente. Si la apelación no tiene éxito, el siguiente paso a tomar es reclamar ante un tribunal laboral por motivos de discriminación. Esto es muy recomendable si la decisión os fuerza a dejar el trabajo.

Se trata de una nueva ley y con ella una nueva esperanza, una mejor oportunidad de ganarse la vida más fácilmente y para gestionar mejor el tiempo con la familia. En mi opinión esto también es una nueva oportunidad para gestionar mejor vuestra carrera profesional. ¡Buena suerte a todos!

Katy

Author Katy

More posts by Katy

Leave a Reply