Guía PrácticaTrámites y papeleos

Traducción jurada para trámites oficiales ¿Cómo funciona?

By 27th Mayo 2013 No Comments

Muchas veces nos asalta la duda de cuándo o cómo tenemos que recurrir a los servicios de un traductor jurado para hacer “papeleos” tanto si ya estamos en Reino Unido,volvemos a España o estamos pensando en liarnos la manta a la cabeza y venir para acá. Luna, traductora jurada registrada en Reino Unido, nos cuenta cuándo hace falta contratar a un traductor jurado. 

A la hora de presentar documentos en otro país suele ser necesario llevarlos traducidos pero, en cuestión de trámites oficiales, no valdría una traducción normal y corriente. En España existe la figura del traductor jurado, quien debe estar nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y, por tanto, capacitado para llevar a cabo este tipo de traducciones.

En el caso de Reino Unido, no existe ese nombramiento ni la figura del traductor jurado como tal pero, a la hora de presentar ciertos documentos, puede requerirse que vayan acompañados de certified translations. Las traducciones juradas responsabilizan al traductor que las realiza, quien debe dar fe de la fidelidad de su trabajo respecto al documento presentado. Una traducción jurada debe ir debidamente sellada, firmada y con su correspondiente fórmula fedataria.

Trámites más habituales

Los trámites más comunes en los que se solicitan este tipo de traducciones son, entre otros, homologaciones/convalidaciones, adopciones, matrimonios, visados, pero también incluye patentes, contratos, sentencias…

Los tipos de documentos más demandados son pruebas de identidad, partidas de nacimiento, certificados de matrimonio, informes médicos, certificados de antecedentes penales, títulos o expedientes académicos.

En caso de necesitar una traducción jurada puede presentarse copia escaneada del documento al traductor. Aunque podrían solicitarse los documentos originales, no es una práctica obligatoria por parte del traductor jurado, pues no está capacitado para certificar la originalidad del documento sino para certificar la fidelidad de su propia traducción.

La traducción oficial sí deberá recibirse en formato físico, con firma y sello originales. Pueden solicitarse dobles copias, normalmente por un porcentaje del precio inicial.

Cada traductor tiene libertad de poner sus propios precios y, por tanto, existen diferentes presupuestos, que suelen elaborarse en función de la extensión del documento, tipología del texto y combinación de idioma.

Luna Lamalfa es Licenciada en Traducción e Interpretación, nombrada oficialmente Traductora e Intérprete Jurada de inglés>español>inglés por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Realiza trabajos de traducción jurada tanto para españoles que viajan a países de habla inglesa como para quienes se instalan o vuelven a España.